Fibras térmicas: cómo y dónde usarlas

Este invierno parecía resistirse a llegar, pero parece que ya ha llegado y desde MUND queremos daros algunos consejos para mantener vuestros pies calientes y cómodos durante la práctica deportiva.

En primer lugar es importante destacar que los pies son una de las partes, junto con la cabeza y las manos, que regulan la temperatura corporal. Por lo tanto es importante mantener nuestros pies en una temperatura adecuada para mejorar la movilidad y eficacia del resto del cuerpo.

Hay dos razones principales por las que podemos sentir frío en los pies. La primera de ellas es por que los tenemos mal abrigados; y la segunda segunda, y menos conocida, es porque los tenemos sudados. El sudor de los pies en situaciones de frío exterior tiende a enfriarse provocando un descenso de la temperatura de la piel que está en contacto con el líquido frío.

Para atacar la primera causa de frío en los pies, es importante utilizar fibras que sean capaces de retener nuestro propio calor corporal sin que sean afectadas por la temperatura exterior. En el segundo caso, el sudor, contamos con una serie de fibras inteligentes capaces de realizar la acción denominada “compensación térmica” que consiste en acumular y retener nuestro propio calor corporal, pero siempre con un sistema de compensación que evite retener tanto calor que nos haga sudar.

A continuación os presentamos las fibras que trabajamos en MUND junto con varios consejos sobre su uso y utilización.
 
 
 

 

 

 

 
LANA MERINO
 
La lana merino es una fibra 100% natural, muy rizada y de gran volumen. Está formada por tramas irregulares donde se almacena el calor corporal. Esta fibra presenta una alta resistencia frente a la rozaduras. La lana merino consigue que la prenda sea cálida y confortable, proporcionando un tacto suave y agradable.

Una de las contraindicaciones de la lana merino es que no realiza el proceso de compensación térmica, es decir, acumula el calor generado por el movimiento del pie sin límite alguno, lo que puede provocar que sudemos. A pesar de que la lana presenta un ratio mínimo de repelencia a la humedad, es importante tener en cuenta que no se trata de una fibra recomendable para actividades altamente dinámicas, mientras que es la fibra idónea para actividades más estáticas o de menor movimiento, ya que el proceso de retención del calor es rápido y muy eficiente. 

Algunos modelos nuestros con lana merino: Himalaya, Explorer, Tesla.
 
 

THERMOLITE®

 

 

 

La fibra THERMOLITE® es cálida y tiene muy poco peso, por lo que resulta muy cómoda para practicar deporte. Sus fibras huecas retienen el calor generado por la activdad dinámica, liberándolo cuando la temperatura corporal comienza a disminuir y compensado su retención para no generar sudor. Una curiosidad: la tecnología THERMOLITE® de fibras huecas se elaboró a través del estudio de los osos polares (científicos observaron que las pieles de estos animales están formadas por pelos huecos que aíslan el calor).

Para la utilización de esta fibra es importante tener en cuenta que sus fibras retienen el calor generado por la actividad, por lo que la fibra hará su labor siempre que exista movimiento. No es recomendable utilizarla para actividades estáticas. 

Algunos modelos nuestros con THERMOLITE®: K2, Everest, Elbrus.
 
 
 


PRIMALOFT®
 
La fibra Primaloft® es una de las fibras con más capacidad térmica que existen. Es muy ligera y altamente transpirable, por lo que mantiene el pie caliente y seco incluso en las condiciones más adversas (en superficies como nieve o hielo, por ejemplo). Esta fibra pretende, y logra, imitar la acción de la pluma, reduciendo la dimensión y el peso de la misma. Cuenta con uno de los mejores ratios peso/actividad térmica del mercado. Es importante remarcar también su capacidad de repelencia al agua. Siempre y cuando estemos en movimiento, esta fibra consigue secarse en muy pocos minutos manteniendo el pie confortable en largas travesías, esquí o trekking de alta montaña con temperaturas extremas.

Algunos modelos nuestros con Primaloft®: Makalu, Skiing PL-Wool.
 
OUTLAST®
 
Esta fibra inteligente emplea materiales de cambio de fase (PCM) que absorben el calor, lo acumulan y lo liberan cuando se necesita. Estos materiales de cambio de fase encapsulados se conocen como Thermocules TM, y generan un microclima entre la prenda y la piel para retener el calor. Esta tecnología permite regular la temperatura de la piel de forma continuada.

Algunos modelos nuestros con Outlast®: Aconcagua, Skiing Outlast.
 

 

DRYTEX® THERMICAL

 

 

 

El Drytex® Thermical expulsa la humedad al exterior sin reducir el calor corporal, por lo que su protección contra el frío resulta muy eficaz. Esta fibra de calidad superior tiene una estructura de multifilamentos que ayuda a evacuar la humedad y acelera el proceso de secado, por lo que el pie se mantiene siempre seco y confortable.

Algunos modelos nuestros con Drytex® Thermical: Carving, Pamir, Casual City Invierno.
 


MERYL

A pesar de que esta fibra no es considerada una fibra térmica, es una de las fibras con mayor capacidad termorreguladora del mercado, lo que la convierte en una gran aliada para la práctica de actividades como trail running, canicross o running en invierno. Asimismo es considerada una fibra terapéutica ya que contiene iones de plata que realizan una actividad antibacteriana y regeneran la piel.

Su capacidad para evacuar rápidamente el sudor y mantener el pie seco en todo momento la convierte en una fibra altamente recomendable para la práctica de actividades muy dinámicas durante todo el año.

Algunos modelos nuestros con MERYL: Trail Running, Tramuntana, Freeride y Lana de Esquí Antibacterias (muy pronto en la calle).