Más que un deporte, un ejercicio de fitness. ¿Conoces el Nordic Blading?

En el blog de ¿Qué es?
El Nordic Blading (o Patinaje Nórdico, en castellano) consiste en hacer deporte ayudado por unos bastones, pero a diferencia del Nordic Walking se practica sobre patines en línea. Los bastones que se usan son específicos para este deporte y están diseñados para imprimir velocidad a los patines; de esta manera se ejercitan los músculos de la zona suprior del cuerpo, por lo que cada vez más gente practica este deporte a modo de entrenamiento diario o como si fuera un ejercicio de fitness. Su popularidad ha crecido muchísimo en los últimos años (sobre todo en Alemania y Finlandia).


Sus beneficios
Los beneficios que se obtienen del Nordic Blading son parecidos a los del Esquí de fondo (trabajo cardiovascular, quemador de calorías y desarrollador de músculos en piernas, abdomen y espalda). De hecho, muchos esquiadores practican este deporte en verano para ejercitarse. A diferencia del patinaje convencional (donde el torso del deportista permanece mucho más pasivo), el Nordic Blading consigue que, gracias al uso de los bastones, los músculos de los brazos, hombros y pecho se fortalezcan y las abdominales se endurezcan y se hagan más firmes. Con el Nordic Blading se trabaja más masa muscular, se quema más energía y se mejora el funcionamiento del corazón. Además, los bastones son un gran punto de apoyo para las personas que no son expertas en el patinaje, ya que les permiten mantener el equilibrio con facilidad y les dan más confianza a la hora de patinar.

Su práctica
Para practicarlo deberá buscarse un camino o paseo que permita patinar sin encontrar vehículos que pongan en peligro al deportista. Además de los bastones y los patines, el deportista deberá ir equipado con casco, rodilleras y coderas, para amortiguar el golpe en caso de posible caída.