Subir una montaña en el menor tiempo:¿Conoces el Kilómetro Vertical?

Subir el mayor desnivel posible en la menor distancia, esa podría ser la definición del Kilómetro Vertical, un tipo de prueba que cada vez consigue más adeptos en el mundo del running y en nuestro país. Se trata de completar una distancia más bien corta (comparándola con otras carreras de mucha exigencia) en la cual se superan muchos metros de desnivel positivo. El anterior artículo de nuestra sección ¿Conoces el…? estaba dedicado al Ironman; hoy le toca el turno al Kilómetro Vertical, una prueba que quizá podría relacionarse con el Ironman en cuanto a su dureza, aunque se trata de una dureza más contenida, si tenemos en cuenta el tiempo que dura la carrera.



1.000 metros en 5 kilómetros

Esa es la dureza del Kilómetro Vertical en datos. Se trata de superar 1.000 metros de desnivel positivo en una distancia no superior a 5 kilómetros. La FEDMEexige que para que una prueba sea considerada Kilómetro Vertical cumpla esas características. 



Esto implica un esfuerzo máximo para el atleta que compite, pues en un trayecto tan corto donde se asciende tanto desnivel se obliga a trabajar los músculos al máximo. Sólo con un físico muy preparado y un trabajo muscular muy importante se puede competir con eficiencia en este tipo de carreras, donde la buena forma y la fuerza de los corredores es fundamental. Un Kilómetro Vertical suele durar menos de una hora, unos 50 minutos suele ser el tiempo que se emplea en esta carrera.



Subir como sea

Si tenemos en cuenta que en el Kilómetro Vertical los atletas deben superar pendientes que rondan el 50% tomaremos conciencia del enorme esfuerzo al que se ven sometidos. La resistencia anaeróbicapone a prueba a los corredores, que deberán llegar a la cima como puedan, en algunos momentos sin poder correr, ya que resultará imposible hacerlo en los tramos de subida más verticales. Es entonces cuando el atleta deberá ingeniárselas para seguir avanzando: una raíz, una rama, un arbusto, una roca, cualquier elemento del paisaje vale para buscar apoyo, agarrarse y seguir subiendo. Los bastones son permitidos en los Kilómetros Verticales, si bien tienen sus detractores, pues existen discrepancias en cuanto a su verdadera utilidad para este tipo de carreras. Hay que tener en cuenta que, aunque un bastón ofrece apoyo durante una parte del recorrido, puede resultar molesto en las zonas donde se puede correr.



Un entrenamiento a conciencia

Los entrenamientos que suelen hacerse para preparar un Kilómetro Vertical desarrollan la elasticidad de las articulaciones. Éstas se trabajan para que rodillas, tobillo y cadera se muevan fácilmente y el atleta se encuentre ágil, pues en carrera deberá sortear los obstáculos que aparezcan durante la subida (árboles, rocas, arbustos, etc).