La Hiruela, un encuentro con el otoño

Hemos cambiado de estación y para sentir todos los colores y las sensaciones del otoño os proponemos una visita a La Hiruela, un pequeño pueblo con poco más de cincuenta habitantes, un lugar que el viajero guarda siempre en el recuerdo. Casi en el límite de la Comunidad de Madrid, muy cerca de la provincia de Guadalajara, se sitúa esta localidad rústica y apacible que recompensa al visitante con un entorno natural único y una rica arquitectura popular. Nuestra anterior escapada había sido siguiendo el Camino Natural de la Senda del Oso; hoy nos vamos hasta La Hiruela para vivir el otoño con toda su intensidad.



Una joya en la Sierra del Rincón

Ubicada al noroeste de la provincia de Madrid, a 105 kilómetros de la capital y a tan sólo 10 km. de la provincia de Guadalajara, La Hiruela recibe al viajero con la sensación de que el tiempo se ha detenido. A diferencia de otras localidades de la Sierra de Madrid, La Hiruela permanece más alejada del turismo, como una pequeña joya oculta en la cuenca del río Jarama. 



Rodeada por montañas, laderas de bosques y prados, esta villa ocupa un lugar privilegiado en la Sierra del Rincón (declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO). Resulta imposible que cualquier aficionado a la naturaleza y el senderismo no disfrute con su visita, pues el terreno en el que se levanta este pueblo favorece el encuentro con su entorno natural y la posibilidad de practicar diferentes rutas y excursiones.



¿Qué hacer allí?

Cualquier época es buena para visitar La Hiruela, pero en otoño su entorno adquiere una gama de colores irrepetibles. Naranjas, amarillos, rojos y marrones comienzan a poblar sus montes con la llegada de esta estación, por eso nosotros recomendamos ahora su visita. 



Acercarse al mirador del puebloy disfrutar con las maravillosas vistasotoñales de la sierra es un placer que no debe uno perderse. Muy cerca del mirador, en la zona alta del pueblo, puede visitarse el Museo Etnológico, un espacio que recrea el interior de una casa tradicional y muestra las herramientas que se usaban antiguamente para labrar la tierra. Pasear por el pueblo disfrutando de su arquitectura (sus casas permanecen casi intactas desde su construcción y conservan todo su encanto) y detenerse en la iglesia barroca de San Miguel Arcángel para hacer una visita puede ser un estupendo plan. 



Los aficionados a las excursiones por el monte pueden disfrutar de diferentes rutas en las inmediaciones del pueblo, todas ellas en un entorno sobrecogedor. Destacan cuatro rutas importantes: Las Eras y Pila de Riego(con abundante flora de la zona y unas espectaculares vistas), De Molino a Molino (dirección al Cardoso de la Sierra, con frutales característicos de la región), Los Oficios de la Vida (naturaleza típica de la comarca en estado puro) y la Senda de la Fuente Lugar (con diferentes árboles frutales). 



Puedes ampliar información de las rutas visitando esta página web. Además, desde La Hiruela también puede planearse una excursión al Hayedo de Montejo (un monte de hayas y robles con abundante flora y fauna que hará las delicias de los amantes de la naturaleza). Las visitas al Hayedo están restringidas, puedes encontrar más información en su web oficial.



Fotografías 01, 02 y 05: Tus Casas Naturales
Fotografías 04, 06 y 07: David Sanz
Fotografía 03:Top Rural